Necesidad de cambio de la educación

Tiempo de lectura: ⏰ 2 minutos

Es un hecho que los centros de educación de hoy en día no promueven la innovación, ni la creatividad, ni la participación. Todo lo contrario, se centran en inculcar a los alumnos las mismas ideas que se llevan “enseñando” desde hace más de 20 años. Lo describo como “enseñando” porque es como estos centros lo describen, pero lo que realmente hacen es dar monólogos en clase y luego exigir a los alumnos que lo memoricen, sin saber si lo entienden de verdad o si lo sabrían poner en práctica.

Cero espacio a la improvisación, a la responsabilidad, al progreso individual y al progreso en grupo: esto es lo que consigue la educación actual en España. Por ello, es necesario un cambio inmediato.

Además, tenemos los exámenes, los cuales pueden ser considerados como castigos más que como pruebas, ya que estos solo promueven la memorización, y no la comprensión. Los exámenes no son pruebas, son torturas. O respondes a lo que se pregunta o tendrás que volver a estudiar lo mismo que se ha conseguido que odies gracias a este modelo de educación. Exámenes rígidos, no participativos, esta es otra de las razones por las cuales el modelo educativo debe cambiar, ya que los alumnos deben aprender a base de práctica y no de memoria, ya que de esta manera aprenden de verdad a través de fallos y éxitos, y la retención de lo aprendido es mucho mayor que si se aprende de memoria.

Encerrar en un aula durante ocho horas al día a un niño de trece años escuchando a varios profesores repetir un discurso reciclado por décadas, con una metodología no mejorada, es como ponerle una camisa de fuerza a una ardilla. Es como poner un motor de un Seiscientos a una carrocería Ferrari.

Ese mismo niño al llegar a su casa, en esas horas de descanso y libertad, se dedica a ver videos de lo que más le interesa, y buscar en mapas encontrados online a donde se irá de viaje con su familia en Navidades, y a conquistar imperios en videojuegos. Algunos podrán argumentar que esto último es jugar a videojuegos y no aprender, ¿pero acaso no ha observado los bajos relieves de los templos de Persépolis mientras los soldados del imperio persa se defienden de sus conquistadores los griegos a las órdenes de Alejandro Magno?. ¿Qué no se aprende jugando? ¿Quién lo ha dicho?

Por lo tanto, la formación educativa debe permitir la elección de horarios, métodos y temas. Debe promover el aprendizaje por uno mismo, porque así se aprende mejor. Debe ser asequible y continua. Porque la educación es una inversión, y es para todos.

Contenido publicado por Paloma Barroso y revisado y validado por Sixto Arias

Consultora comercial y de gestión de proyectos licenciada en International Business Administration and Management por la Universidad de Lancaster y la Universidad Pontificia de Comillas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *